Cap.17: El extraño.
La noche estaba cubierta de un oscuro cielo lleno de pequeñas luces que iluminaban la calle de los Lazareto, hace unos instantes atrás percibían la fiereza del viento azotando en los arboles, con rabia y dolor pero luego todo había quedado en un estado pasivo, casi irritante.

-Ya viene, volverá al lugar de donde nunca debió salir.

-¿Estás segura Camile? ¿Cómo lo sabes? – preguntaba Alistar.

-Puede sentirlo – dijo Eloana, antes de que Camile respondiera a las incógnitas de su marido.

-Debemos prepararnos, no podremos esconder esto por mucho tiempo ella debe saber la verdad o al menos una parte – hablo Baltasar.

-Baltasar ve a buscar a William y Stefan deben estar aquí para cuando ella llegue.

Baltasar le dirigió una mirada de pocos amigos a Alistar, no le gustaba perderse de nada y al ir al encuentro con sus Hermanos tal vez se retrasarían. Salió disparado por la puerta trasera directo a buscar a William y Stefan, sabía que este último se hallaba en casa de Florencia, no la dejaba ni un minuto sola durante estas últimas semanas, mientras que William había ido de caza sería fácil rastrear su olor por alguna de las reservas cercanas a la ciudad.

*******

Sentía como la mano de Vladimir me jalaba pero era imposible percibir el sonido de su voz, mis propios pasos eran guiados hacia un destino que tal vez se volvería en mi contra. Me odiaba ¿Por qué era tan inútil? ¿Por qué todo lo malo me sucedía a mí? Ya estaba más que cansada de que cada vez que algo sucedía en mi vida – al menos las últimas semanas - llegaba el imbécil de Vladimir a fastidiarlo aun más, peor ahora que sabía que él podía ser un Vampiro como Caleb, me estremecí tan solo de pensar en él y rodearme de su recuerdo.

Paramos justo en un oscuro callejón, no recordaba cómo había llegado allí y porque precisamente tenía que estar ahí, lo último que recordaba era la voz en mi cabeza, a Sophia.

-Sophia… - volví a murmurar, me hallaba en un estado casi catatónico de estupidez, la mirada ausente y ni siquiera sabía cómo me había trasladado de la casa de Caleb al centro de la ciudad metida en un sucio callejón escondida entre los botes de basura.

-¡Quieres dejar de susurrar ese nombre! ¡Me estas volviendo loco!

Casi como si yo fuese Gasolina y me hubiesen tirado un fosforo encima volví a la realidad con una rabia palpable ¡Quien se creía él para venir a gritarme y decirme que lo volvía loco! debería ser al revés YO ME VOLVIA LOCA por su culpa. A pesar del cansancio que se apoderaba cada vez más de mi cuerpo y mente le grite.

-¡Pues nadie te mando a buscarme! Y disculpe usted por volverlo loco – le dije burlonamente.

Me miro con la boca abierta casi tocando el suelo cuando le mande una cachetada digna de las mujeres Bertoglia, había visto mil veces como Emilia le mandaba bofetadas y regaños a sus novios cuando la hacían sentir mal, enojada o herida asique algo aprendí todo gracias a su pequeño curso de bofetadas, a los 13 años me instruyo dijo que algún día necesitaría defenderme de chicos mal educados. Realmente no me importaba si le dolía o no ya me tenia harta de sus estúpidos juegos y tretas, de todas maneras si era un autentico Vampiro como yo sospechaba no tendría ni qué quejarse.

-¿Por qué diablos me pegaste? – me grito.

-¡Porque me tienes harta!

-Pues tú a mí igual – se dijo más para sí mismo mientras se reía como un idiota.

Me tomo por el brazo tan fuerte que creí que me lo iba a arrancar de un solo tirón, en ese momento mi mente trabajaba solo con pensamientos de ira y cólera, quería golpearlo hasta que me aburriera del cansancio, aquel chico era un Mal educado y principalmente un odioso.

-No vuelvas a hacer eso – me dedico una mirada envenenada mientras mostraba una perfecta sonrisa – mira que yo también puedo jugar contigo, recuérdalo.

-¡No me importa! Déjate ya de tus estúpidos jueguitos mentales ¡Que acaso puedes leerme la mente! ¡O hacer que me mate yo misma! Anda ni te apenes mira que si quieres sacar litros y litros de Sangre de mi cuerpo nadie te detiene, de todas formas me mataras.

Sus ojos se transformaron inyectando veneno en su mirada, los gestos rígidos, la mandíbula tensa y sobre todo esa fuerza sobrehumana con la que arrincono mi cuerpo contra la pared. Mi cabeza ya trabajaba en lo que podía sucederme - o me mata, o bebe mi sangre – pero en vez de eso soltó mis muñecas y se aparto, iba lanzando latas con los pies por ese estrecho callejón la respiración apenas era un susurro dentro de su cuerpo, lance un grito ahogado de confusión ¿Por qué todo siempre era tan confuso a su lado?

De repente alguien se aclaro la garganta mientras Vladimir todavía seguía dando vueltas por ese estrecho callejón sin salida como un león en una prisión, no me fije de su presencia hasta que sentí ese pequeño sonido era la persona con quien menos pensé encontrarme, después de haber pasado casi 2 años y medio a su lado jamás pensé que nos encontraríamos en esta situación.

-¿Estás Bien Leticia? – era Cristian por supuesto quien hiso aquella pregunta. Sus ojos color Pardos nunca habían estado tan tranquilos y preocupados.

-¿Cristian? – alce la voz sorprendida más que asustada.

Vladimir lo miraba inquisitivamente.

-Emm... lamento interrumpir pero escuche unos gritos y pensé que quizás alguien necesitaría ayuda o algo – dijo avergonzado mientras miraba mi cara.

-Nadie necesita ayuda y nadie te quiere aquí ¡Vete! – hablo Vladimir tan petulante.

Antes de que pudiera seguir diciendo más me pegue al hombro de Cristian y tome su mano, entrecruce mis dedos a los de él y lo apreté tan fuerte que supuse le dolería, necesitaba salir de ahí, esperaba que se diera cuenta de mi necesidad de no quedarme a solas con el chico Lazareto.

Las manos me sudaban y mi respiración era tan acelerada que se podía percibir el miedo en mí ser ¿Cómo era posible que hasta hace unos minutos atrás me sintiera llena de rabia y ahora estaba aterrorizada? ¿Sufría de algún trastorno de Bipolaridad con mis emociones o qué?

Por suerte Cristian comprendió mi tensión y me saco de ahí, al menos por un tiempo.

-Leticia ¿vamos? – pregunto con una sonrisa en su cara de niño bueno.

-¡Claro! – conteste yo animada para no revelar el nerviosismo en mi voz.

Vladimir se quedo mirando como idiota mientras yo salía de ese callejón asqueroso para ir a la noche juvenil de la mano de Cristian ¡Quien iba a pensarlo! Yo tomada de la mano al lado de mi ex novio, si alguien hubiese predicho algo como esto le hubiese dicho que estaba loco, Gracias a dios no se formo un escándalo y Salí ilesa de las manos de un “súper vampiro” – bueno aun no lo confirmaba – realmente estaba casi cien por ciento segura de que los Lazareto tenían algo que ver con el vampirismo, con la conversación que tuve con Caleb me quedaba todo más claro - ¡Oh Caleb! – pensé, mi mente como siempre traicionándome.

No tenía ni idea de porque pensaba tanto en él, las cosas habían cambiado entre nosotros desde hace unas horas, bueno para ser más específicos el ya no era mi mejor amigo “humano” ahora él era mi mejor amigo “Semi- Vampiro” que es más raro aun que tener un tercer ojo en la frente, me escape de la casa de los Lazareto para ir a verlo, donde descubrí que su familia quería asesinarme a sangre fría o mejor dicho drenar mi sangre y dejarme fría; le entregue el puñal con el que por poco casi mata a mi hermana – que en realidad no era mi hermana – este se convirtió en un cuervo que por poco me mata y también lo mata a él, por lo que tuve que cortarme la muñeca y dejarlo beber de mi sangre para que no se convirtiera en un Vampiro “muerto” llego Vladimir que quería matarlo – además de actuar muy raro cundo estuvimos en el cuarto de Caleb- por dejarme inconsciente; de alguna retorcida manera todo esto era muy gracioso, mi vida se había convertido en una extraña película de Hollywood en la que yo era protagonista.

En las últimas horas tuve un montón de extrañas situaciones y un montón de experiencias cercanas a la muerte, todos los chicos malos me buscaban para matarme y drenar mi sangre, dejarme fuera de combate, caput, muerta, fría mientras yo estaba de lo más normal caminando de la mano de mi ex novio como si aun fuéramos novios.

Sin decir ni una palabra caminamos un poco hasta que Cristian paró en seco y me miro fijamente con esos ojos pardos que tanto me gustaban cuando salíamos. Puso una mano en mi mejilla mientras que deslizaba sus dedos por toda mi cara.

-¿Qué te paso? ¿Me cambiaste por él? ¿Cómo dejas que te haga daño?– pregunto con una voz amarga, llena de pena y rabia.

-¿Uh? Yo no te cambie por nadie Cristian lo nuestro se termino porque no daba más – conteste rápidamente.

-No me refiero a eso, bueno quizás sí pero como dejas que él te golpee Let, yo nunca sería capaz de tocar un pelo de tus cabellos ni siquiera te gritaría de esa forma – se pauso por un momento para pensar sus siguientes palabras – mírate estas hecha un desastre, tu rostro lleno de moretones y cortes, tus muñecas – las alzo para que yo pudiera verlas y valla que tenía razón.

Yo era un completo desastre, mi blusa estaba manchada con algunos pequeños salpicones de sangre, mis jeans sucios, el pelo revuelto, mi muñeca derecha mostraba la sangre seca del corte que hasta hace unas horas atrás me había hecho para que Caleb se recuperase mientras que la Izquierda estaba vendada por algún otro tipo de herida. Cristian tenía razón yo era un completo desastre no solo por mi apariencia sino por todo lo que había averiguado acerca de quién soy o mejor dicho quien no soy. Las lagrimas querían salir y rodar por mis mejillas como una gotera que no se puede reparar, pero me aguante yo debía ser fuerte y dejarme de estupideces.

-Cristian yo… mira… es difícil de explicar… mejor vamos ¿sí? – lo mire suplicante.

-Está bien- dijo mientras lanzaba un suspiro – pero debo llegar a la camioneta de mi hermano los chicos están ahí… Ya sabes Tom, Riley, las chicas. Estábamos pasando el rato fuera de Mc Donald´s.

-Oh si quieres puedo tomar el autobús no tengo problemas – le dije.

-No seas ridícula, no puedes irte a casa en esta pinta, yo te llevo – dijo mientras me guiñaba un ojo y me dedicaba una de sus sonrisas de chico perfecto.

Yo también le sonreí.

-¿Oye cómo nos escuchaste si tu camioneta esta fuera de Mc Donald´s? – pregunte de repente, recordando que estábamos a dos calles de el lugar.

-Bueno es que quería caminar un rato, además me aleje del lado de Jessica es una pesada – su voz fue apenas un susurro audible cuando nombro a la chica.

-¿Jessica? – pregunte inquisitivamente.

-Duh… bueno es la “nueva” amiga de Erín la trajo hoy para introducirla al grupo.

-Aps – fue lo único que pude contestar.

De repente nuestro silencio fue evidente mientras nos acercábamos a la camioneta que estaba estacionada fuera de Mc Donald´s, una risa tan falsa y odiosa se hiso eco en nuestro pequeño silencio – Genial, debí suponer que si Erín estaba ahí también estaría la bruja de Samanta – era lo que me faltaba para completar mi noche de Horror y suspenso.

-¡Cristian que hace ella aquí! – grito Samanta mientras se le borraba la sonrisa del rostro.

-Bueno… chicos… lo siento pero debo llevarme la camioneta iré a dejar a Let a casa – hablo mi acompañante algo apenado.

Los rostro de las chicas fueron rápidamente cambiando de color, del rosa pasaron al rojo lleno de furia por mi “supuesta llegada” los chicos solo observaban divertidos, pude reconocer a Erín y Susan que me miraban enojadas, al lado de Riley estaba una chica menudita con la mirada fija en la mano de Cristian que aun sujetaba la mía. Supuse que era la tal Jessica porque cuando aparto la mirada de nuestras manos entrelazadas me miro con un marcado odio.

-Oh por favor Guapo, deja de ayudarla que no vez que es una cualquiera, solo nos quiere arruinar la noche y mira el aspecto que tiene - primero se dirigió a Cristian que no soltaba mi mano y luego con sus ojos de víbora y la voz venenosa se dirigió a mi - haber ¿cómo te lo explico? No eres bienvenida aquí.

-¡No me trates como una cualquiera! Aquí la única Putilla que todo el mundo conoce eres tú – le grite en la cara mientras mostraba mi mejor sonrisa, aunque tenía un aspecto horrendo no dejaría que eso me preocupara.

-¡Maldita! Nunca vuelvas a hablarme así, para que te enteres ya todo el mundo sabe que te has
metido con todo los Lazareto – dijo mientras se regocijaba con su sonrisa venenosa.

En realidad por mucho que eso no fuese cierto ella tenía un punto, todo el mundo en la escuela me había visto con William, después con Baltasar – cuando él me ofreció ayuda – y por ultimo estaba Vladimir que aunque no habláramos y yo lo odiase por su forma despectiva de comportarse conmigo había mostrado un extraño interés hacia mi persona.

-Yo… no – me quede en silencio mientras ella me miraba triunfante.

-Ya basta Samanta deja de molestar a Leticia, sea como sea es su vida y ella vera lo que hace con ella – salió Cristian en mi defensa.

-Cristian por favor deja de vendarte los ojos – hablo la chica que supuse era Jessica, claramente estaba en lo correcto.

-Jess no opines –dijo él.

-Sí opino porque me estas faltando el respeto trayendo a esta a nuestra cita, se supone que tu eres mi pareja esta noche – le gruño la chica.

-¡Por favor si eres una pesada! ¿Por qué crees que me fui a caminar?

Tom y Riley estaban muertos de la risa mientras que Sam, Erín, Susan y Jessica los fulminaban con la mirada ¿De qué iba esto? ¿Acaso hoy es el día de molesten a Leticia y no me entere? ¿Por qué las cosas malas me ocurren a mí? Desearía que llegase un príncipe Azul, morado, verde o del
color que sea para salvarme de esta pesadilla.

Mis deseos fueron inmediatamente cumplidos cuando apareció mi supuesto príncipe al rescate.

-Leticia aquí estabas, ya me estaba preocupando - de repente su voz cambio - ¿Qué te paso? – pregunto una voz varonil detrás de mí. Me gire para poder observarle y las palabras vinieron a mí como por arte de magia.

-Renato… - pronuncie su nombre como si fuese lo más normal del mundo. Como si lo conociera de toda la vida.


******

Mis niñas disculpen por estar desaparesida tanto tiempo pero he tenido algunos inconvenientes con mi Modem de Internet y ademas he estado enferma (hiospitalizada) bueno mañana tal vez les suba una explicacion y algunos otros avisillos por ahi, ya que he tenido un pequeño problema con un Blog en el cual se estaba publicando mi Historia SIN PERMISO y ADEMAS BAJO ÈL NOMBRE DE OTRO AUTOR!

Las quiero un monton!! Besoos!!
Etiquetas: edit post
Reacciones: 
5 Responses
  1. andree*a Says:

    :o espero que estes mejor por lo del hospital .
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa como se le ocurre a alguien acer eso!!! subir capitulos sin tu permiso, dime quien es que ahora mismo le mato!!!
    sea quien sea ten en cuenta que a mi me seguira gustando el tuyo.

    bueno esque no e podido evitar leer la nota, ahora mismo me pongo a leeer el capitulo.
    cuidate


  2. andree*a Says:

    madre mia este capitulo esta lleno de intriga!!!
    quiero saber massss
    maldita sam me tiene arta la presumida >:(
    espero nuevo capitulo y cuidate!!!


  3. **kren** Says:

    holizz!!!
    como stas??
    espero q estes mejor
    hay y quien se esta robando tus capi??
    q poca ¿&%$#!...
    no lo puedo creer
    bueno espero q se arregle rapido ese problema
    que te mejores
    ha y el capi es de 10
    ho y quien es renato?? no lo recuerdo XD
    nos vemos
    besos
    (ya empece el capi 3)


  4. bno tarde pro seguro akii toii -soi itzel-
    ia leii el capii siempre me dejas asi O.O *.* jaja sobre tu aviso bno spero q ya estes mejor o bien! n.n ji i q mal q se robaran tu historia pro por lo q veo -aviso d arriba xD- ia todo sta arreglado pff!


  5. Diossss!!espero k te mejores..:P....

    aaa...me encanto el capi..dioss!!!!SUBE MAS!!XFI!!!:D

    aki sta mi parte favorita!!!

    Tom y Riley estaban muertos de la risa mientras que Sam, Erín, Susan y Jessica los fulminaban con la mirada ¿De qué iba esto? ¿Acaso hoy es el día de molesten a Leticia y no me entere? ¿Por qué las cosas malas me ocurren a mí? Desearía que llegase un príncipe Azul, morado, verde o del
    color que sea para salvarme de esta pesadilla.

    JAJA XD JAJA


Publicar un comentario

  • Tic - Tac ...

    ¡Fuera Los plagios!

    IBSN: Internet Blog Serial Number 19-07-90-1990 Queda Prohibida la Distribucion, modificacion o Copia SIN AUTORIZACIÓN de la autora (Carolina) registrada con el seudonimo Angels, si distribuyes los Escritos de este Blog será penado por la Ley al violar los derechos de autor ¡No te arriesgues! Gracias.